Mediación: una forma eficiente y moderna de resolver los conflictos empresariales

Para una empresa es fundamental encontrar una vía rápida, eficaz y económica de mediacionresolver las controversias entre las empresas. Tener un conflicto abierto es ineficiente y puede llevar al bloqueo de la misma. Desde hace un par de años se ha introducido en España la mediación para dar respuesta eficaz a estas necesidades. Este sistema de resolución debería estar imponiéndose en el ámbito empresarial, sin embargo la crisis económica ha contribuido a que la mediación no adquiera la posición que debiera tener, principalmente por la oposición de amplios sectores jurídicos que, o bien por desconocimiento, o bien porque sus abogados -acuciados por el corto plazo- piensan que les supondría una reducción en sus ingresos y desaconsejan a sus clientes acudir a esta vía para resolver sus controversias. En el Reino Unido se ha comprobado que esto no es cierto. Esta es la única explicación de por qué la mediación no se ha desarrollado en el ámbito empresarial o existe un gran desconocimiento de la misma. Algunos abogados son proclives a dar la razón a su cliente, lo que contribuye al mantenimiento del conflicto y que no se intenten otras vías de solución salvo la de llevar al cliente al juzgado. La realidad es que el juez dará una respuesta que sólo satisfará a una de las partes.

Hasta ahora en España solo existían dos formas de resolver las controversias entre las empresas: la vía judicial y la vía arbitral. De estas dos vías, la arbitral no era alcanzable para las pymes por sus elevados costes, aunque recientemente han surgido nuevas Cortes Arbitrales en España que han aquilatado los mismos de forma que la convierten en una herramienta eficaz y económicamente viable para la pyme, colocándola por debajo de los costes de acudir a la vía judicial ordinaria. Así, en las sociedades más avanzadas han empezado a incluirse en los contratos las cláusulas MEDARB, en las que en vez de encomendar la resolución de controversias al juzgado, se establece un primer intento de mediación y, en caso de fallar, las partes acudirían al Arbitraje.

A nivel mundial la mediación es ya todo un fenómeno y pocas empresas emprenden un procedimiento judicial sin haber intentado antes un procedimiento de mediación. En los países anglosajones con mayor tradición en este campo, el 80 % de las mediaciones que se inician acaban en acuerdo y casi todos ellos en dos o tres sesiones de mediación. En los grandes proyectos se prefiere directamente resolver el conflicto en cuanto surge de forma rápida para no paralizar el mismo, dándose lugar así a las denominadas Dispute Boards.

El éxito de la mediación en otros países ha llevado a la Unión Europea a promover la obligatoriedad del intento previo de mediación, pero no de una mediación judicializada, como hay ahora en España, sino a una mediación privada, rápida y eficaz, acudiendo a profesionales contrastados y no el que toca por lista. El acuerdo tiene el mismo valor que una resolución judicial.

Arturo Ortiz Hernandez, Director de la Delegación de EEN Madrid. Mediador Mercantil Civl y Empresarial. Abogado.

 

,

Comments are closed.

Powered by WordPress. Designed by WooThemes

error:
UA-38452390-1