La importancia de una estrategia de vigilancia tecnológica

Conocer los avances tecnológicos es una tarea que, independientemente del sector al que pertenezcamos, se ha convertido en algo necesario para la supervivencia de las empresas.

En el pasado, el reducido tamaño de la comunidad tecnológica y científica, concentrada en pocos países, la escasa velocidad del progreso técnico (comparándola con la actual) y la divulgación, reducida a ciertas publicaciones y a la comunicación interpersonal, hacían que estar al corriente de los avances tecnológicos fuera más sencillo. Es más, nuestros clientes no exigían una constante renovación de los esos conocimientos.

Para intentar acotar lo que entendemos por vigilancia tecnológica, veamos la definición de Jakobiak: “La vigilancia tecnológica consiste en la observación y en el análisis del entorno científico, tecnológico y de los impactos económicos presentes y futuros para identificar las amenazas y oportunidades de desarrollo”

En la actualidad la situación ha cambiado notablemente de escenario hacia una complejidad mucho mayor, lo que hace más difícil detectar lo que está sucediendo. Las principales características de este escenario son:

  • Saturación de información como resultado de una sobreproducción científico-tecnológica.
  • Disgregación de la producción tecnológica. En este mismo instante, en cualquier lugar del mundo desarrollado (incluso en vías de desarrollo), un grupo de personas pueden estar desarrollando una idea que marque los próximos meses o años de nuestro sector.
  • Dificultad para seguir los canales de comunicación. Además de la sobreproducción y de la disgregación, existe el problema de que los cauces por los que se comunican estos avances son innumerables (blogs, redes sociales, redes internas…)
  • Incremento de los costes para alcanzar el liderazgo tecnológico.

Vigilancia tecnológica

Esta serie de dificultades hace aún más necesaria la implantación de una buena estrategia de vigilancia tecnológica, que sea capaz de:

  • Analizar una buena red de fuentes
  • Detectar la información que realmente interese
  • Descartar la información inútil
  • Elaborar una serie de indicadores que nos permitan una buena toma de decisiones
  • Sistematizar el proceso de información, favoreciendo una reducción de costes

Si conseguimos establecer una buena estrategia de vigilancia estaremos en disposición de asegurarnos un futuro en la vanguardia tecnológica con respecto a nuestros competidores, ahorrando, a medio plazo, costes innecesarios en implantaciones que ya podremos prever que no serán efectivas y ofreciendo a nuestros clientes una imagen de liderazgo.

LinkedInTwitterFacebookGoogle+Compartir

, , , , ,

Comments are closed.

Powered by WordPress. Designed by WooThemes

error:
UA-38452390-1