El poder en las organizaciones

Un elemento esencial en toda organización es “EL PODER”, es un instrumento para conseguir los fines de esta organización. El poder nos va a permitir influir y persuadir a nuestros colaboradores para obtener y conseguir el objetivo propuesto.

Sin embargo, no podemos estancarnos en la “tradicional” idea de que el poder sólo se consigue por medio de la autoridad. El poder también se puede conseguir a través de la palabra, de la imagen, del ejemplo etc. En este artículo vamos a analizar como distintas habilidades sociales pueden ejercer poder sobre otras personas, sobre todo a la hora de negociar o de resolver conflictos.

Podemos destacar los estilos sociales como una herramienta clave de poder para así influir y persuadir mejor a nuestro interlocutor. Recordamos que los estilos sociales nos servirán, más que para conocer nuestro propio estilo, para identificar el estilo del interlocutor que tenemos delante y adaptar nuestro discurso a su estilo. Esto es otra forma de poder.

Si acudimos a las definiciones enciclopédicas de poder, encontramos lo siguiente:

 Estar capacitado, reunir las condiciones, para hacer lo que se expresa.

 Facultad para hacer algo.

 Dominio o influencia que uno tiene sobre alguna cosa.

 Posesión actual o tenencia de una cosa.

 Fuerza, capacidad, eficacia.

 Capacidad de provocar ciertos efectos.

 Autorización para hacer algo dada por una autoridad competente para darla.

 El poder, organizacional que es el que nos interesa, es la capacidad de influir en las personas y los sucesos.Semana del Automóvil EEN

En cierto modo, es la base del líder. Es la manera que tienen los líderes para extender su influencia en los demás. Pero no únicamente a través de la autoridad. Pues, el poder es diferente a autoridad. La autoridad es la delegada por la gerencia de un nivel superior. El poder se gana y lo obtienen los líderes con base en sus respectivas personalidades, actividades y situaciones en las que operan.

En resumen, el poder nos lo dan nuestros seguidores o colaboradores. Es decir, son los propios trabajadores los que dan poder al líder. Kotter es uno de los autores que mejor trabaja el tema del poder. Y dice así: “La palabra “poder” es tabú. Todos tratan de eludirla. Por eso, existe una confusión enorme alrededor del poder y la dirección, esto es nocivo porque, para una dirección efectiva, hay que tener poder y saber usarlo.

La dinámica del poder es un componente necesario e importante del proceso gerencial” – Kotter. Y es que el “poder” es un concepto atractivo, o repudiable, según los métodos que se utilicen para obtenerlo y los propósitos para los que se utilicen. Según, Rosabeth Moss Kanter, “desafortunadamente, para muchas personas, poder es una palabra por la que sienten aversión- es más fácil hablar de dinero, inclusive de sexo, que sobre el poder-, la asocian con el dominio y manipulación de los subordinados por los jefes, con formas primitivas de ejercicio del liderazgo. Esta es una forma estrecha de ver el poder, que no necesariamente está asociado con la agresión, la fuerza bruta, la manipulación o el engaño. También puede verse como señal de eficiencia personal, como habilidad para movilizar recursos, para reconocer y estimular a la gente”. El verdadero y amplio concepto de poder, por tanto, evoca la posibilidad de ejercer influencia sobre alguien para obtener algo.

Si se tiene en cuenta que, la definición más convencional de lo que es dirigir, es “obtener resultados a través de otros”, se comprende la atención que le prestan los especialistas del “management”. Minztberg, a inicios de los años ochenta, expresó “actualmente todo el mundo parece estar investigando cuestiones relacionadas con el poder en el seno de las organizaciones. Se ha convertido en un tema respetable”. Otros autores como Cameron, Robbins y Gordon también dedican capítulos y capítulos en materia de comportamiento organizacional a este tema. Sin embargo, no basta con tratar el poder de forma aislada; sino que hay que relacionarlo con “el management”, la motivación, el liderazgo, la comunicación y el coaching.

Comments are closed.

Powered by WordPress. Designed by WooThemes

error:
UA-38452390-1