Creatividad para la innovación en las organizaciones

La creatividad, aunque pudiera pensarse lo contrario, no es una lotería genética. No es puramente un don innato, ni se da por medio de las capacidades adquiridas mediante la formación.

La creatividad es la habilidad para vencer ideas antiguas, buscar nuevas formas de resolver problemas y reconocer el potencial de nuevas maneras de pensar. Es decir, la generación de ideas es un proceso por el cual, mediante el uso de elementos conocidos o desconocidos, se producen ideas que aportan mejoras sobre los estándares establecidos.

Además, el proceso creativo puede darse individualmente o en un grupo de personas, y se puede estimular o inhibir. La estimulación de la creatividad está muy influenciada por la cultura y la estructura de la organización, así como por la capacidad de liderazgo de los responsables y los recursos asignados. Teniendo en cuenta estos factores, podríamos decir que la creatividad se puede administrar.

Existen muchas técnicas (individuales o grupales) para estimular la creatividad.

  • Brainstorming
  • Método 365
  • Mind Map
  • Listado de atributos
  • Técnicas de acción
  • Synectics

creatividad

Estas técnicas han sido ampliamente discutidas y existe mucha documentación y estudios sobre ellas, por lo que no entraremos en detalle sobre cada una de ellas. La responsabilidad de conocerlas y aplicarlas es, en todo caso, del responsable dentro de la organización.

Reconocidos científicos centrados en el estudio de los procesos creativos coinciden en que los factores más importantes para detectar personas creativas son: entusiasmo, curiosidad, sentido del humor, capacidad analítica y capacidad de síntesis.

Si nos centramos en el proceso creativo dentro de las empresas, hay un denominador común en todos los sectores; la necesidad de empresarios creativos como imperativo para la supervivencia de la organización en un entorno cada vez más volátil; en unos mercados que cada vez cambian a una mayor velocidad. Es aquí donde la creatividad del empresario debe armonizar intereses, impulsar idas, conseguir recursos y derribar barreras.

Por otro lado, complementando a la figura del empresario, se requiere otra forma de creatividad, la científica, que aporta posibilidades de solución para aprovechar oportunidades y resolver problemas.

Cada día los modelos de negocio cambian a mayor velocidad y las empresas compiten de forma global gracias a la tecnología. En este nuevo entorno, las únicas empresas que sobreviven y crecen son aquellas que se adaptan al cambio, proponiendo nuevos estándares y nuevas ideas, en una palabra, las empresas que innovan. Y en este proceso de innovación, la creatividad se erige como el elemento clave y diferenciador para alcanzar estos objetivos.

LinkedInTwitterFacebookGoogle+Compartir

, , , ,

Comments are closed.

Powered by WordPress. Designed by WooThemes

error:
UA-38452390-1