Claves para realizar una presentación de forma eficaz

Una situación habitual a la que se enfrentan muchos profesionales a lo largo de su vida laboral, independientemente de la actividad a la que se dediquen, es la de hablar en público; ya sea en presentaciones, reuniones, conferencias, comités, de forma virtual…

Afrontar estos momentos produce, con frecuencia, ansiedad y tensión, algo parecido a lo que siente un cantante al subir al escenario o un actor al ponerse delante de una cámara.

Presentando

Presentamos a continuación una serie de características fundamentales que resultarán muy útiles para llevar a cabo una presentación eficaz:

  • Enfoque a la audiencia: ponernos en el lugar de las personas que escuchan y en el propósito que tenemos con la presentación, es decir, qué queremos conseguir y cómo lo podemos hacer.
  • Claridad en la estructura (pocas ideas bien ordenadas y enlazadas) y en el mensaje (enfatizado a través de las habilidades del orador y de los medios que se utilizan).
  • Creatividad: el orador tiene que imaginar, crear nuevas maneras de enfocar los temas. Es necesario destacar la importancia que tiene este aspecto y no dejarnos llevar por la rutina y la repetición en la forma de la presentación.
  • Dinamismo: una presentación ha de ser dinámica y ágil ya que, de lo contrario, los asistentes pierden la concentración, se aburren y no prestan atención a los contenidos. El dinamismo se consigue a través de las diferentes habilidades del buen comunicador, del lenguaje empleado, del empleo de los medios, de la estructura…
  • Brevedad: a las personas que asisten a la reunión o presentación no les sobra el tiempo y agradecen que ésta sea concisa, que no se extienda innecesariamente. Otro aspecto fundamental es la puntualidad y la gestión del tiempo: si se ha marcado un horario se ha de cumplir. Es el tiempo que los asistentes pensaban ocupar con nuestra charla y sus planes posteriores están forjados en función de ese horario.

Hagamos, a continuación, cinco reflexiones importantes:

  1. Los contenidos se pueden presentar siempre de una manera diferente a la habitual.
  2. Recordar siempre, que debemos cuidar el lenguaje verbal y el no verbal.
  3. Un discurso breve puede transmitir mucha información importante.
  4. Es obligación del orador despertar expectación e interés en su auditorio.
  5. La mejor manera de convencer es invitando a la reflexión.

Para conseguir que nuestras charlas, discursos y presentaciones consigan su objetivo, hemos de tener claro lo que queremos decir, analizarlo, prepararlo, etc… El rigor en los contenidos es el vehículo necesario para transmitir credibilidad y profesionalidad. Pero no es suficiente, tan importante es la forma en que los contenidos se comunican y en cómo lo vamos a “contar”: entonación, énfasis, gestos, medios…

Si queremos que nuestra presentación tenga éxito debemos mantener un equilibrio perfecto entre el qué y el cómo. Una exposición brillante sin contenido fracasará, de la misma manera que una idea magistral mal transmitida nunca llegará a ninguna audiencia.

Y una última reflexión: ni el fondo ni la forma se improvisan.

LinkedInTwitterFacebookGoogle+Compartir

, , ,

Comments are closed.

Powered by WordPress. Designed by WooThemes

error:
UA-38452390-1