Big data, la importancia de la información

Desde el nacimiento y posterior crecimiento de las redes sociales, el aumento de la cantidad de datos almacenados en los diferentes servidores ha experimentado un incremento exponencial. CISCO preveía que este aumento sería del 78% anual desde 2011 hasta 2016, pero la realidad es que ha sido mayor de lo esperado y el paradigma tradicional de almacenamiento se ha visto obsoleto. Para que nos hagamos una idea de lo que supone este crecimiento, pongamos números: Gigabyte = 109 = 1,000,000,000 Terabyte = 1012 = 1,000,000,000,000 Petabyte = 1015 = 1,000,000,000,000,000 Exabyte = 1018 = 1,000,000,000,000,000,000

Con esta tabla, podemos valorar el hecho de que Twitter almacena diariamente más de 20 TeraBytes de tweets y Facebook 100 Petabytes de fotos y vídeos. Qué lejos quedan los tiempos en los que el disco duro de nuestro PC almacenaba 1,2 GigaBytes, ¿verdad? IBM fue el primero en darse cuenta de este hecho y desde su experiencia en bases relacionales de datos estructurados fue cambiando el sistema hacia el actual, el que conocemos como Big Data. De esta manera podemos definir Big Data como el cambio en la tendencia de captación, almacenamiento, tratamiento, análisis y uso de cantidades de datos que los métodos tradicionales no soportan. Big Data Escuela Europea de Negocios Analizando este nuevo entorno en el que nos movemos, no tardan en aparecer las ventajas que podemos obtener de Big Data en el mundo empresarial.

  1. Nuevas fuentes de ingreso: El valor del dato

Además del beneficio que se puede obtener del análisis de la información a nivel interno podemos darle un valor intrínseco al dato, como producto final de venta. Esta es la única fuente de monetización que tienen las redes sociales. ¿Cómo obtiene beneficios Facebook? Vendiendo de forma segmentada los datos de todos los usuarios de su red a empresas que quieren publicitarse y que ven que, utilizando estos medios, apuntan su comunicación al nicho de mercado deseado.

  1. Análisis de Riesgos

Cuanto mayor sea el número de datos que seamos capaces de analizar en nuestra organización, podremos hacer mejores predicciones del comportamiento de nuestros clientes, de la evolución del sector o incluso de las acciones de nuestra competencia. O, por ejemplo, podríamos prever con mayor acierto cuándo una máquina de nuestra fábrica va a dejar de funcionar, reduciendo los costes de cambios y reparaciones.

  1. Diálogo con los clientes

Ilustremos este punto con dos ejemplos. Imaginemos que un cliente entra en una sucursal bancaria y pasa su tarjeta por un lector. Automáticamente el asesor que le va a atender podría tener en pantalla todo el historial bancario del cliente, así como su comportamiento personal (viajes en los últimos meses, sobre qué temas habla en redes sociales, cuáles son sus intereses o estilo de vida…) y, con esta base, ofrecerle unos productos u otros.  Otro caso podría ser una página web de venta de ropa que puede mostrar en primer plano el catálogo más adecuado al perfil del usuario.

  1. Seguridad en los datos

Big Data está íntimamente relacionado con el cloud, y es que las cantidades de información de las que estamos hablando ya no pueden almacenarse en dispositivos personales, si no que deben guardarse en servidores preparados para ello. Con esto, y con un sistema adecuado de permisos, reducimos ese temor a que un miembro de nuestra organización descargue datos sensibles y los utilice de forma perversa. Las ventajas que ofrece Big Data parece que son incuestionables pero, como casi todo, tiene su parte negativa y encontramos los siguientes riesgos:

  1. El riesgo ético

Podemos generar sentimientos negativos en nuestros clientes si somos muy invasivos. Cuando nos registramos y vemos el check: “He leído y acepto las condiciones y términos del contrato” todos aceptamos y ninguno leemos, ¿verdad? Con ese simple gesto estamos permitiendo usar nuestros datos con fines comerciales y luego nos bombardearán con publicidad de todo tipo, hasta el punto de causar molestias.

  1. El riesgo legislativo

Dependiendo de cada país, podemos tener problemas si la legislación modifica los términos de las leyes de protección de datos. Si después de establecer un sistema de Big Data, se restringe su uso, habremos perdido una gran inversión.

  1. Los costes formativos y de gestión del cambio

Como en toda gestión del cambio, se incurre en un coste por el cambio de filosofía y formación de directivos y profesionales que dependiendo de nuestro departamento de Recursos Humanos será más o menos complicado. Una vez descritas las ventajas y desventajas que conlleva Big Data, podemos plantearnos la inclusión de una estrategia de este tipo en nuestra organización. Si nos decidimos a ello debemos analizar y estudiar los siguientes aspectos:

  • Determinar las necesidades exactas.
  • Establecer objetivos SMART para el proyecto.
  • Decidir si se hace de forma interna o externa.
  • Incluir una estrategia Social Media.
  • Utilizar las plataformas de Business Inteligence disponibles.
  • Realizar un seguimiento continuado en el tiempo.

Como conclusión podríamos decir que parece imparable la tendencia actual de crecimiento de datos personales en la nube y debe ser motivo de reflexión para nuestra estrategia empresarial. ¿Nos unimos al progreso?

LinkedInTwitterFacebookGoogle+Compartir

, ,

Comments are closed.

Powered by WordPress. Designed by WooThemes

error:
UA-38452390-1